• Inicio>
  • La Roche-Posay Centro Termal: el poder milagroso del agua de manantial

Con Agua Termal de La Roche-Posay, calmante y antioxidante.

Centro termal La Roche-Posay: los milagrosos poderes del agua natural de manantial

Usada por primera vez para el cuidado de la piel en 1928, el Agua Termal del pueblo de La Roche-Posay ha sido reconocido durante miles de años por los innumerables beneficios que ofrece para nuestra piel. Un activo escencial en el tratamiento de numerosas enfermedades de la piel tales como eczema o soriasis, sus beneficios excepcionales proveen alivio instantáneo a miles de visitantes del spa que se quedan cada año en el centro termal La Roche-Posay.

La leyenda puesta a prueba científica

Fue Bertrand Du Guesclin, el comandante en jefe del ejército de Carlos V, el que dijo haber descubierto el manantial cuando regresaba de las campañas Españolas a fines del siglo 14: su caballo, que estaba sufriendo de eczema, dicen que se sumergió en esta agua y volvió a salir curado para siempre. Una leyenda que debe tener algo de verdad, ya que en 1897 el spa resort que se había construido un par de décadas antes por Napoleón era clasificado a ser parte del interés público.

Fueron muchos años después que esta leyenda sobre un agua de naturaleza excepcional, fuese gradualmente confirmada por la ciencia moderna. Gracias a su propiedad inmunomoduladora (en otras palabras, ser capaz de actuar en el sistema inmunológico), es que actualmente es capaz de inhibir los mediadores inflamatorios y garantiza un efecto de alivio instantáneo. Es además la única agua termal de manantial en el mundo que goza de esa cantidad de concentración de selenio, que le entrega propiedades antioxidantes incomparable, perfecto para combatir el envejecimiento cutáneo y el stress oxidativo.

Un spa 100% dermatológico

Con 8.000 visitantes por años al spa, un tercio de los cuales son niños, el centro termal La Roche-Posay es hoy en día el centro termal dermatológico líder en Europa para pieles sensibles y debilitadas. Además de  las propiedades inigualables del Agua Termal de La Roche-Posay,  los pacientes disfrutan de tratamientos provistos por nueve dermatólogos que que se involucran en cada etapa del tratamiento en curso.

Una misma agua para tratar distintas enfermedades

Como un centro de dermatología internacional de renombre que se especializa en el tratamiento de desórdenes de la piel, el centro termal La Roche-Posay ofrece a sus pacientes diferentes tipos de estadías, la mayoría cubiertas por el sistema de salud pública de Francia. Casi dos tercios de los visitantes del spa viene aquí a recibir tratamientos para aliviar la eczema o la soriasis, enfermedades de la piel que son particularmente notorias y pueden tener mayores consecuencias en la calidad de vida de los afectados. En total, más del 50% de los tratamientos termales dermatológicos ofrecidos en Francia son administrados aquí.

En el 2009, el centro termal se pone la nueva tarea de recibir pacientes que hayan recibido tratamientos para el cáncer. Su ambición es restaurar la comodidad y movilidad de áreas con cicatrices y reducir los efectos secundarios cutáneos asociados a los tratamientos de radio o quimioterapia. Casi 5.000 personas ya han seguido este innovador tratamiento post-cancer. Una figura que refleja el crecimiento en la confianza acordad por oncólogos y los deslumbrantes beneficios del Agua Termal de La Roche-Posay.

Pureza excepcional certificada

El Agua Termal de La Roche-Posay se somete a un promedio de 1.000 pruebas al año. El objetivo es asegurar su calidad todo el año. Es tan pura que a los visitantes del spa se les anima a que la tomen desde la fuente durante su estadía.

Un Agua oficialmente reconocida por el país desde el siglo XVII

  • Desde 1617, la reputación terapéutica del Agua Termal de La Roche-Posay fue tal que Pierre Milon, doctor Enrique IV y Luis XIII, fue allí para llevar a cabo los primeros análisis.
  • A prinicipios del siglo XIX, Napoleon, en ese entonces General Bonaparte, en su regreso de Egipto hizo que se construyera un hospital termal ahí para tratar las enfremedades de la piel de sus soldados.
  • En 1897, el lugar fue oficialmente reconocido por la Academia Francesa de Medicina.
  • En 1905, el primer Centro Termal fue abierto.
  • En 1913, la Academia Francesa de Medicina declaró oficalmente a La Roche-Posay una Ciudad Spa.